web analytics
¡Diviértete en la media parte!

Chistosa

El césped artificial le ha traicionado, pero es igual: FAIL!
Lo mejor de los golazos en propia puerta es que nadie sabe cómo celebrar el gol ni a quién abrazar. Yo propongo que abracen al que lo mete, sea en propia meta o en ajena.

Que empiece la batalla del rap entre Mou y Ferguson, dos grandes muy grandes. Desempolvad el inglés del instituto que la cosa tiene guasa.
Eso sí que mola, meter un gol y celebrarlo tirándote al barro como si fueses un cochino. Solo en Polonia…
Pscha, Ronaldinho, me gusta más el trenecito que lo de la granada, eso está feo!